Los pollos de corral quizás sean más familiares para ti. Pero existen diferentes tipos de esta ave que cada vez más triunfan en los menús de grandes restaurantes. Algunos de los platos que se presentan llegan a la categoría gourmet, dada la carne jugosa que se consigue. Te invitamos a conocer el amplio mundo del pollo.

El mundo de los pollos por descubrir

Años atrás, el pollo de granja era un producto de lujo, que se consumía para celebrar un evento familiar. Debido a que su crianza debía alcanzar un periodo largo, la cantidad que llegaba al mercado era limitada, en comparación a la actualidad.

Muchos restaurantes e importantes rincones gastronómicos cuentan con la versión gourmet de esta carne, aún adorada por paladares exclusivos. Es por ello que, frente a los criaderos masivos, que consiguen llevar sus productos a todos los rincones del mundo, se han sabido mantener los métodos tradicionales.

Es de la granja y sus métodos conservadores que aún podemos gozar de un pollo con una carne menos grasa, pudiendo optar por alternativas como el pollo picantón y el coquelet.

El picantón, una delicia a la altura gourmet

Hablar del picantón es referirnos a una cría de pollo que no supera el medio kilo de peso. Con menos de un mes, ha sido alimentado de trigo. Gracias a eso se consigue una carne tierna, aunque con poco sabor.

Comparable al lechón, al efectuarle una cocción adecuada, puedes lograr un plato de una exquisitez inigualable. No encontrarás nada de grasa, así que su carne magra se convierte en todo un privilegio en un menú sofisticado.

El pollo tipo coquelet

Por su parte, el pollo coquelet cuenta con más tiempo que el picantón. Más maduro, llega a pesar entre los 500 gramos y el kilo. Su sabor es más pronunciado que el anterior y, aunque su carne no es tan tierna, logra una firmeza y delicadeza dignas de todo buen restaurante.

Te va a resultar sencillo presentarlo en tu menú, ya que acepta un variado tipo de guisados y no deja de ser una alternativa para el amante de esta ave.

Los beneficios del pollo de corral y del broiler

Ambas formas de criar al pollo son una ventaja para el público, gran consumidor de esta versátil carne, que ha proporcionado tantas recetas en nuestra gastronomía.

El pollo de corral o rural, es criado de manera natural, alimentado con grano y dejándolo libre, logrando así que su carne sea más magra y contenga menos grasa que el broiler. Este, por su parte, es alimentado a base de piensos procesados, dentro de granjas especializadas en crianzas masivas.

El broiler crece más rápido, con el fin de llegar a la mayoría de la población, pero contiene más grasa que el resto. Es más sencillo de encontrar, pero su calidad es inferior al resto, al igual que su precio.

Como puedes ver, alrededor de los pollos de corral hay todo un mundo que todo restaurante debe experimentar. En Toni Negre S.L. somos especialistas en distribución de alimentos, por eso tendrás la mejor referencia para lograr agradar a tus clientes.