Si tienes un restaurante, sabrás que la carta es uno de sus elementos más importantes. Por eso mismo, es importante cuidar su diseño para procurar que sea un gancho para tus clientes. Ten en cuenta que si esta es atractiva, conseguirás aumentar la audiencia y la afluencia de comensales. Te explicamos, desde Toni Negre S.L., algunos aspectos que debes tener en cuenta.

Cuida el diseño

Procura que la carta vaya acorde a la imagen del restaurante, con la misma gama de colores y con el logotipo y los datos del mismo. Asimismo, cuida el material con los que la elaboras. Por ejemplo, puedes usar papel reciclado o también huir de los clásicos y elaborarla en madera o plástico, entre otras opciones.

Respecto a la letra, has de tener en cuenta que esta sea fácilmente legible. Es decir, no uses la cursiva, utiliza un tamaño adecuado y no te sirvas de tipografías demasiado complejas. Asimismo, se lee mucho mejor una letra oscura en fondo claro que una clara en fondo oscuro, por lo que la primera es una mejor opción.

Por último, y aunque te parezca evidente, es importante que prestes atención a que el menú esté siempre en buen estado. Vigila que no se arrugue ni se ensucie, pues esto daría una mala imagen.

Una buena organización

Divide el menú en secciones lógicas y ten muy presente que la gente lee de arriba hacia abajo. Por eso, si tienes un plato fuerte o sugerencias del día, ponlos al principio del todo.

Respecto a los vinos y los dulces, los puedes poner en la misma carta o en una aparte. Si tu restaurante es de alto nivel, o incluso medio, o tiene los vinos como una de sus especialidades, te aconsejamos que tengas una carta aparte para esto.

Respecto a los dulces, piensa que la gente puede que pida menos comida si está pensando en el plato final. Por eso, puede ser una buena idea ofrecer primero los platos principales y los dulces al final, seguro que nadie se resiste.

Deja la información clara

Está bien usar nombres creativos para tus platos, de esos que llaman la atención, pero es muy importante que el comensal sepa qué está pidiendo. Procura ser breve, pero dejando siempre muy claro de qué ingredientes se trata y cómo están preparados.

Otra información relevante son los alérgenos. Hay personas que no pueden comer ciertos ingredientes, y de hecho las alergias a la lactosa o el gluten son bastante comunes. Por eso, tienes que dejar claro si un plato contiene algún alimento susceptible de provocar alergias. Así ahorrarás problemas tanto a los comensales como al mismo restaurante.

Estos son algunos de los aspectos -los más importantes- que debes tener en mente a la hora de elaborar la carta de tu restaurante. De esta manera será más eficaz y dará una imagen más profesional de tu local. Como ves, el diseño y la información completa y bien estructurada son claves para ofrecer una presentación del menú a la altura de tus platos.